Escuchá ahora

Bravo.Continental

Lunes a Viernes de 13 a 17. Con Fernando Bravo.


Copa Libertadores: River igualó 1 a 1 con Fluminense en el Maracaná

Comenzó en ventaja con un tanto de penal de Montiel, y en el segundo tiempo se lo empataron. El Millonario manejó la pelota pero le costó mucho generar jugadas de riesgo.

Copa Libertadores: River igualó 1 a 1 con Fluminense en el Maracaná

River Montiel. Foto:

Desde hace años, River impone respeto en el continente. Los rivales le juegan con cierto temor. Ese pasado reciente, le jugó a favor incluso frente a un equipo pesado como Fluminense, pero, más allá de eso, no pudo redondear un partido en su nivel habitual. Fue 1 a 1 en el Maracaná con goles de Gonzalo Montiel y Fred.

El conjunto argentino comenzó en ventaja, pero en el segundo tiempo el local se animó y terminó mejor. Como era esperable, el Millonario fue el dueño casi total de la posesión de la pelota. Marcelo Gallardo volvió a sorprender e incluyó a Milton Casco como volante, pero no por Agustín Palavecino que fue titular, sino por Lucas Beltrán.

En consecuencia, quien se soltó unos metros y jugó casi como un extremo por izquierda fue Nicolás De La Cruz. El medio funcionó bien, pero el uruguayo tirado como delantero no pudo sacar ventajas.

El conjunto carioca adoptó en el primer tiempo una postura intermedia, posiblemente de lo menos recomendable ante River. No presionó, porque sus delanteros de 37 y 39 años no tienen el resto físico para hacerlo, ni se refugió del todo. Quedó retrasado en su cancha, pero dejó muchos espacios, también por las dimensiones del campo de juego del Maracaná.

En la primera en la que el equipo argentino aceleró, consiguió un penal. Montiel buscó conectar con Rafael Santos Borré a la espalda del marcador de punta y cuando el colombiano, muy exigido, se iba con pelota y todo de la cancha, el arquero Marcos lo derribó tontamente. El propio Montiel, que hasta ahora no ha fallado, convirtió desde los doce pasos.

El Flu generó algo de pelota parada, a partir de la buena pegada de Nené, tuvo alguna acción individual con el prometedor Kayky, pero quien realmente sacó ventajas por su sector fue Luiz Henrique. De todos modos, al local le faltó mayor asociación en ataque hasta el ingreso de Juan Cazares, que cambió el partido.

En el segundo tiempo, el equipo argentino continuó con la buena presión alta, pero tal como en la primera mitad, cuando recuperó no fue peligroso. A los 10 tuvo la única clara del complemento: De La Cruz, de cabeza, volvió a meter en el área la pelota tras un rechazo, tomó a la defensa rival saliendo y Borré le estrelló un remate en el pecho a Marcos.

Después de un lapso calmo de partido, Fluminense halló repentinamente el empate. El conjunto carioca encontró a River llamativamente mal parado pese a la ventaja en el resultado. Fred encabezó la contra y entendió que si conducía con la pelota demoraría demasiado. Por eso se la dio a Cazares, que recién ingresaba y picó al vacío. El ecuatoriano esperó y se la devolvió con ventaja en el área para que el histórico goleador empate con un zurdazo fuerte al primer palo.

Suele decirse que River no logra traducir su dominio en el resultado. En este caso, si bien tuvo pelota y territorio no generó lo suficiente como para sacar diferencia en el marcador. Fue más que Fluminense, lo obligó a correr atrás de la pelota y salvo la acción del gol no sufrió defensivamente. Pero, prácticamente no generó jugadas nítidas y su buena circulación se cortó casi siempre en tres cuartos de cancha.

Incluso, durante los últimos 20 minutos, a partir de lo que generó Cazares, el local se animó y tuvo situaciones más claras que el Millonario en todo el partido . A los 33 del segundo tiempo, otra vez agarró más parado al fondo del equipo de Gallardo. Abel Hernández pivoteó en mitad de cancha, arrastró defensores y dejó el espacio a las espaldas. Cazares lo puso a correr a Lucca que se metió en el área hasta que Fabrizio Angileri lo derribó. Era penal que el árbitro Roberto Tobar no sancionó.

Y luego, a falta de seis, otra vez Cazares aprovechó un rebote y le dio con cara interna pero Franco Armani respondió brillantemente y evitó la caída de su arco. River tuvo apenas una acción más en el cierre con un remate de zurda de Borré que se fue lejos.

El partido se terminó y el gran candidato se fue con un empate que numéricamente no es malo, pero futbolísticamente significó un paso atrás respecto de sus últimas presentaciones, inclusive teniendo en cuenta los rivales. El miércoles que viene recibirá a Santos en El Monumental por la segunda fecha.