Escuchá ahora

Trasnoche Continental

Lunes de 2 a 5. Martes a viernes de 0 a 5. Con Germán Caballero.


Los SEAL norteamericanos cambian de objetivo: del terrorismo a China y Rusia

Según el contralmirante Hugh Howard, máximo comandante de los SEAL, dejarán de entrenar con miras al "contraterrorismo" y pasarán a enfocarse en grandes enemigos.

Los SEAL norteamericanos cambian de objetivo: del terrorismo a China y Rusia

los soldados. Foto:

Ya pasaron 10 años desde que los coandos SEAL encontraron y mataron a Osama bin Laden, y la fuerza militar de élite utilizada en operaciones especiales en todo el mundo por los Estados Unidos, están experimentando cambios importantes para expandir sus capacidades de comando para combatir mejor las amenazas de potencias como China y Rusia. 

El nuevo plan reduce el número de pelotones SEAL hasta en un 30 por ciento y aumenta su tamaño para hacer que los equipos sean más letales y capaces de contrarrestar sofisticados adversarios marítimos y submarinos. Y habrá un nuevo proceso de selección intensivo para los soldados de élite de la Marina, para obtener líderes de mayor calidad después de los escándalos que sacudieron a la fuerza e involucraron cargos de asesinato, agresión sexual y uso de drogas.

El contralmirante Hugh Howard, máximo comandante de los SEAL, expuso sus planes en una entrevista exclusiva con The Associated Press. Dijo que las fuerzas de operaciones especiales de la Marina se han centrado en operaciones de "contraterrorismo", pero ahora deben comenzar a evolucionar más allá de esas misiones.

Durante las últimas dos décadas, muchos han luchado en los desiertos de Irak y las montañas de Afganistán. Ahora están enfocados en volver al mar. Esa decisión refleja la estrategia más amplia del Pentágono para priorizar a China y Rusia, que están aumentando rápidamente sus ejércitos y tratando de expandir su influencia en todo el mundo.

Los líderes de defensa de Estados Unidos dicen que dos décadas de guerra han agotado los recursos, lo que ha hecho que Estados Unidos pierda terreno frente a Moscú y Beijing. La lucha antiterrorista tuvo sus beneficios, permitiendo a los SEAL mejorar sus habilidades para desarrollar redes de inteligencia y encontrar y alcanzar objetivos, dijo Howard, quien dirige el Comando Naval de Guerra Especial, que incluye a los SEAL y los tripulantes de naves combatientes de guerra especial. “Muchas de estas cosas son transferibles, pero ahora tenemos que presionarnos para operar contra las amenazas de nuestros compañeros”, dijo.