Durante más de un año, Bolsonaro ha insistido a su base sin evidencia que las encuestas mienten, que el sistema de votación electrónica de Brasil está abierto a la manipulación y que los jueces de la Corte Suprema que supervisan las elecciones podrían manipular la votación a favor de Lula.