Con tres ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación presentes en la Asamblea Legislativa, el presidente Alberto Fernández volvió a emprenderla contra el Poder Judicial y pidió a los legisladores reformas.

El presidente aseguró que la “conformación y funcionamiento” de la Corte deben “ser objeto de análisis y decisión en este ejercicio legislativo”. Además, culpó a la impericia judicial o mal funcionamiento del servicio de justicia por las fallas en el combate al narcotráfico.

"No hay modo de combatir al crimen organizado sin un sistema judicial eficiente. Queremos que el Poder Judicial recupere la confianza pública que ha perdido y supere su crisis de funcionamiento, que sea eficaz y completamente independiente de todos los poderes, fácticos y políticos", espetó Fernández.

Por otro lado, también indicó que: "Lamentablemente, el Proyecto de Ley de Reforma Judicial que envié en 2020 que fue aprobado por el Senado ahora ha perdido estado parlamentario. Lo que está sucediendo con el Poder Judicial en Argentina es grave. Esa reforma que impulsé fue resistida por la oposición para beneficiar a algunos funcionarios del gobierno anterior que deben rendir cuentas. Saben que tienen aliados en fiscales y jueces de la justicia federal. Por eso siempre su primer planteo ha sido y sigue siendo reclamar la competencia de los tribunales afincados en Comodoro Py”, sentenció el presidente.