Escuchá ahora

TNT Sports Continental

En Dúplex por AM590 y TNT Sports


Síguenos en:

Cleto Redrado

Néstor Kirchner es una exitosa fábrica de enemigos. Esa fue la mayor producción del gobierno matrimonial. Cada vez que alguien se opuso aunque sea tibiamente a sus planes o a sus atropellos pusieron en marcha un mecanismo de persecución con el objetivo de transformar en un demonio incluso a quienes hasta minutos antes habían sido ángeles de su gobierno. El caso de Martín Redrado es el que ocupa la actualidad.

Néstor Kirchner es una exitosa fábrica de enemigos. Esa fue la mayor producción del gobierno matrimonial. Cada vez que alguien se opuso aunque sea tibiamente a sus planes o a sus atropellos pusieron en marcha un mecanismo de persecución con el objetivo de transformar en un demonio incluso a quienes hasta minutos antes habían sido ángeles de su gobierno. El caso de Martín Redrado es el que ocupa la actualidad.

Pero hay muchísimos casos de dirigentes opositores u oficialistas, eso no importa demasiado, que fueron satanizados por el aparato de descalificación que maneja el gobierno. Siempre funciona de la misma manera. Es como un formulario que ya está listo y al que solo hay que agregarle el nombre. Martín Redrado está sufriendo en carne propia ese ataque. Resulta que ahora el gobierno ha descubierto que Martín Redrado es un representante del neoliberalismo que está contra los intereses del pueblo trabajador. Pero eso no es todo. Parece que ayer se enteraron que Redrado trabajó con Menem y con Duhalde. En cualquier momento van a recodar que el “Golden Boy” fue el niño mimado de Bernardo Neustadt y cartón lleno. Es el diablo imperialista. Trabaja para la oposición. Cometió el pecado mortal de recibir en su despacho al actual y al ex presidente del radicalismo.

Y encima los escuchó. Es un verdadero destituyente. Es otro Cobos, como dijo a los gritos Néstor, el emperador de Olivos. El único pequeño detalle que los Kirchner se olvidan es que Martin Redrado fue designado en ese lugar a propuesta de Néstor Kirchner. No fue el Fondo Monetario el que lo impuso. Fue Kirchner el que confió en él y no por un ratito. Hace mas de 5 años que Redrado desarrolla su tarea “en forma excelente”, según dijo ayer el mismísimo Alberto Fernández. El ex jefe de gabinete ( otro ex íntimo amigo hoy tratado como un traidor por Cristina y Néstor) dijo que Redrado siempre ayudó al gobierno y nunca puso palos en la rueda. Pero ahora viene la andanada de carpetazos y expedientes judiciales contra Redrado. Van a exhumar algunas causas que tuvo en su momento. Ya salieron coordinadamente Moyano, D’ Elía, Depetri, Pichetto, Scioli y otros a degradarlo y pedirle la renuncia. Así entienden el poder los Kirchner. Los que no se subordinan con verticalismo absoluto son arrojados por la ventana y convertidos en indeseables. No se les habla mas. Ni se los llama por telefono. Como a Graciela Ocaña, Marta Oyhanarte o Eduardo Hecker. Se pasaron al enemigo. Son enemigos. Estas actitudes no son formalidades ni malos tratos solamente. Expresan una concepción autoritaria y una profunda vocación suicida del gobierno.

Nadie le ha generado tantos problemas a Cristina como la irracionalidad de Néstor. Nadie ha deteriorado tanto su investidura presidencial como su marido. Ahora, casi como un regalo de reyes, como un presente griego, Néstor acaba de inventar un nuevo Cobos. No se llama Cleto. Se llama Martín pero le va a dar tantos dolores de cabeza a Cristina como el vicepresidente. Eso es grave desde el punto de vista institucional. Pero es mas grave todavía porque Kirchner lo hizo.
Escrito por Alfredo Leuco. Periodista. Cordobés, hincha de Boca y Talleres. Ex-Columnista de Bravo.continental. Conductor de "Le doy mi palabra" por canal 26. Tiene tres libros publicados, tres Martin Fierro (Mejor labor periodística en Radio, Televisión y Cable) y ganó un Konex como "mejor analista político de la década".

Sobre el Blog Aquí podrás leer y escuchar las columnas periodísticas que Alfredo Leuco realizó en Bravo.Continental desde febrero de 2009 hasta diciembre de 2013.

Seguínos en Twitter

ARCHIVO