Escuchá ahora

Campeones

Sábados de 14 a 18 y Domingos de 7.30 a 14.


Síguenos en:

Pideron el juicio político del juez Bonadío

Gregorio Dalbón, uno de los abogados querellantes por el fatal accidente ferroviario pidió que el juéz sea juzgado por # mal desempeño de sus funciones" e irregularidades.

Pideron el juicio político del juez Bonadío
Gregorio Dalbón, uno de los abogados querellantes por la tragedia ferroviaria de Once pidió este martes el juicio político para el juez Claudio Bonadío por supuesto "mal desempeño de sus funciones" a raíz de irregularidades en la investigación de la Tragedia de Once.

En paralelo al comienzo del juicio, el abogado presentó ante el Consejo de la Magistratura el pedido contra el juez por su "comportamiento arbitrario" y por ello reclamó "que se lo remueva de su cargo".

Dalbón basó su pedido en las declaraciones que formuló Bonadío en un programa de televisión, donde justificó su actuación en la causa y ratificó que -según su criterio- el maquinista Antonio Córdoba no debía ser acusado.

Bonadío se refirió a la "falta de experiencia del motorman Marcos Córdoba que impedían responsabilizarlo cuando fue la misma Cámara Federal la que dice que no actuó con diligencia", remarcó Dalbón.

En ese sentido, el querellante recordó que el juez sobreseyó al maquinisra cuando éste "dejó el tren a la deriva" antes del impacto en la estación de Once, que provocó la muerte de 51 personas.

En su escrito, el querellante sostuvo que las pericias realizadas en la causa arrojaron que los frenos de la formación funcionarios correctamente, y que hubo un incumplimiento de Córdoba en las normas de conducción.

"No se trata de pericias anecdóticas , como habría sostenido el juez", criticó Dalbón y señaló que es "evidente que el juez utiliza la causa para sus propios fines".

La presentación fue hecha ante el Consejo de la Magistratura, el mismo organismo que la semana pasada decidió citar a Bonadío por impulso del oficialismo, a raíz de su presunto mal desempeño en dos causas que tenía a su cargo.

Una es por la privatización de la firma Tandanor y la otra por las irregularidades cometidas en los créditos que los bancos Nación y Provincia entregaron durante los ´90 a la curtiembre Yoma.