Escuchá ahora

Bien Levantado

Lunes a Viernes de 9 a 13. con Beto Casella.


"No sé dónde está Araceli", afirmó el ex prefecto detenido

Walter Vinader, es el único acusado, hasta el momento, por la desaparición de la joven de 19 años. Peritos hallaron huellas del sospechoso en la casa abandonada donde fue citada la

El ex prefecto Walter Vinader, detenido en el marco de la investigación por la desaparición de Araceli Ramos, de 19 años, aseguró este jueves que desconoce el paradero de la joven.

"No sé dónde está Araceli", dijo Vinader a los periodistas momentos antes de ingresar para ser indagado en la causa por el fiscal Enrique Velazco Cerviño, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de San Martín.

La situación de Vinader sufrió una nueva complicación, luego de que los peritos hallaran sus huellas digitales en la casa de la calle Puán al 3700, donde había ido a buscar trabajo la joven.

Además, habría aparecido el registro de un diálogo por video chat entre Araceli y el detenido.

Este hecho se conoció luego de que el apresado asegurara que desconoce el paradero y se negara a declarar ante la fiscalía de San Martín que lo acusa por privación ilegal de la libertad en los dos casos.

El excabo primero del Grupo Albatros de la Prefectura Naval, de 39 años, es sospechoso de tener relación con la desaparición de Araceli, cuyo paradero se ignora desde que el 30 de septiembre pasado acudió a una entrevista laboral en una vivienda de la calle
Puán al 3700, en la localidad bonaerense de Caseros.

En esa vivienda se hallaron huellas de Vinader, a quien además se le detectaron numerosas llamadas telefónicas con la chica y en su cuerpo hay rasguños que los peritos están investigando para tratar de establecer si son compatibles con el ADN de la adolescente.

Asimismo, se sospecha que el detenido podría tener relación con la desaparición de Aída Amoroso, la dueña de la casa a donde habría ido Araceli a la entrevista laboral.

La nieta de la dueña de la casa afirmó este jueves que Vinader estaba a cargo del cuidado de Aída tras la muerte del hijo de la mujer, Emilio, a quien el ex prefecto habría conocido en la cárcel.

Griselda, madre de Araceli Ramos, le pidió al detenido que "por favor declare, que diga todo".

"Si tengo que arrodillarme para que declare, iré y lo haré. Le ruego a Dios que declare porque yo también tengo derecho a saber dónde está mi hija así como él tiene derecho a negarse a declarar", indicó la señora en declaraciones formuladas a la prensa.

Según fuentes policiales, hasta el momento las pruebas recolectadas no permiten establecer que se haya producido un secuestro vinculado a una explotación sexual de la chica.

Además, no se descarta que el exprefecto y Araceli ya se conocían desde hacía tiempo, más allá de que la madre de la joven negó esa posibilidad.

Hasta el momento se hicieron rastrillajes en, al menos, 15 espacios verdes del partido der Tres de Febrero, varios de ellos adyacentes al Camino del Buen Ayre, en el Arroyo Morón. Al operativo también están abocados buzos tácticos, además de efectivos de la fuerza Bonaerense.