Escuchá ahora

Closs Continental

Lunes a Viernes de 17 a 20. Con Mariano Closs.


Detuvieron a dos mujeres y un adolescente por asesinar a un prestamista

Micaela Paz, de 25 años, y Daniela Alicata, de 21, y la menor edad de 15 años fueron apresadas por apuñalar nueve veces a Carlos Echazú, de 80 años.

Detuvieron a dos mujeres y un adolescente por asesinar a un prestamista
Dos mujeres y una adolescente fueron detenidas hoy en Ushuaia sospechadas de estar involucradas en el crimen de Carlos Echazú, un prestamista de 80 años de edad que fue asesinado de nueve puñaladas el martes pasado en su domicilio.

La policía realizó nueve allanamientos que permitieron la detención de las tres mujeres, quienes se encuentran incomunicadas y fueron trasladadas para prestar declaración ante el juez Javier De Gamas.

Las mayores de edad fueron identificadas como Micaela Paz, de 25 años, y Daniela Alicata, de 21, y la menor edad tiene 15 años.
Los allanamientos comenzaron ayer por la noche y permitieron además de realizar las tres detenciones recolectar elementos que podrían ser de utilidad para la investigación.

"Hay distintos indicios y elementos que podrían ser sumamente importantes para esclarecer el crimen", aseguró una fuente policial.
Carlos Echazú, conocido en Ushuaia por desempeñarse como prestamista, fue asesinado a puñaladas el martes en el interior de su vivienda, ubicada en la calle Ruiz Galán al 700 de la capital fueguina, y desde ese día la policía trabaja para dar con los posibles autores.
El cuerpo fue encontrado por su hija en el baño del departamento en el cual vivía, con varios cortes y golpes.

Según confirmaron fuentes policiales, la vivienda se encontraba desordenada, "evidenciando que él o los autores buscaban algo".
De acuerdo a lo revelado en ese momento por el secretario de Seguridad de la provincia, Daniel Facio, el hombre vivía solo y la policía encontró el cuerpo "con evidentes signos de haber sido asesinado, incluso tendría todas sus manos cortadas en un aparente acto de defensa ante la agresión".

Los investigadores confirmaron que en el interior de la casa se encontró dinero, pero según se supo faltaba una caja metálica donde Echazú guardaba la plata destinada a los préstamos que proporcionaba a sus clientes.