Escuchá ahora

Primera Hora

Lunes a Viernes de 5 a 6. Daniel López.


Hoy podría definirse la fecha del cónclave

Hoy comenzó la séptima congregación de cardenales, por primera vez con los 115 purpurados electores presentes. Fernando Bayo, corresponsal del Grupo Prisa Radio en Roma, informó que "la fecha todavía no ha sido fijada", aunque "no se descarta que pueda ser anunciada ya en esta jornada".

Hoy podría definirse la fecha del cónclave
Con todos los cardenales electores ya presentes, comenzó hoy en el Vaticano la séptima congregación de purpurados preparatoria del cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI. Por Continental, Fernando Bayo, corresponsal del Grupo Prisa Radio en Roma, informó que “la fecha todavía no ha sido fijada”, aunque “no se descarta que pueda ser anunciada ya en esta jornada”.

A la reunión, que comenzó a las 9.30 horas local en el Aula Nueva del Sínodo, asistieron los 115 cardenales electores, es decir los que podrán entrar en la capilla Sixtina para elegir al próximo papa. El último que faltaba, el vietnamita Jean Baptiste Pham Minh Man, llegó en la tarde de ayer a Roma y participó ya en la sexta reunión.

El cardenal decano, Angelo Sodano, ya precisó en la carta en la que les llamaba al cónclave -enviada tras entrar la Iglesia en Sede Vacante, a las 20 hora local, que éste se fijaría cuando estuvieran todos los purpurados en el Vaticano.

Por ello, no se descarta que hoy, el octavo día de Sede Vacante y tras cinco días de reuniones, los cardenales anuncien la fecha del comienzo del que será el segundo cónclave del tercer milenio, explicó Bayo en Magdalena Tempranísimo.

A la congregación general asisten también cardenales que superan los 80 años, que no pueden entrar en la Sixtina, aunque sí pueden ser elegidos papa, y que no están obligados a participar en estas reuniones preparatorias.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, señaló ayer que los cardenales “no tienen prisa” por fijar la fecha de inicio del cónclave, se están tomando su tiempo y prefieren prepararlo de manera “seria y en profundidad” antes que convocarlo “precipitadamente”.

Uno de los temas que retrasaría el inicio del cónclave es que muchos cardenales quieren interiorizarse sobre la verdadera gravedad de los escándalos de corrupción y abusos en la Curia romana, de los cuales los “Vatileaks” son “la punta del iceberg”.