Escuchá ahora

Bien Levantado

Lunes a Viernes de 9 a 13. con Beto Casella.


Héctor Méndez: “no me podía quedar callado ante la crisis general”

En Magdalena Tempranísimo, el presidente de la UIA admitió que en la economía formal el daño por la crisis mundial es "menor", pero advirtió que en la economía en negro "ha sido muy grande".

Héctor Méndez: “no me podía quedar callado ante la crisis general”
Empresarios de distintos sectores le pidieron al gobierno “que acuerde con el campo, que sincere al INDEC y que genere reglas claras para invertir”.
En el Día de la Industria, el presidente de la UIA reclamó “libertad de mercado y un mejor contexto para las inversiones”.
En el mismo sentido se expresaron el presidente de la Bolsa porteña y los representantes de otras cámaras de comerciantes y dirigentes de empresas.
Por Continental, Héctor Méndez justificó el nuevo tono crítico de su discurso hacia la gestión de Cristina Fernández.
“No me podía quedar callado ante la crisis general social que atraviesa el país”, advirtió el líder de la Unión Industrial.
“Represento a un sector y lo que hay que decir, hay que decirlo”, argumentó en Magdalena Tempranísimo.
El dirigente industrial se refirió también al proyecto de Ley de Productos Electrónicos, que ayer no pudo ser tratado en la Cámara alta porque la oposición no dio quórum: “es un tema ríspido. Nadie vino a plantear si está a favor o en contra. Nadie vino a plantearlo a la mesa y no estamos tan convencidos de que salga”, señaló.
“No nos vamos a poner en contra de las economías regionales del sur. Pero cuando tenemos discusiones dentro de la casa, tratamos de evitar conflictos”, matizó Méndez.
Por último, reflexionó que el impacto de la crisis mundial en la Argentina ha sido de “un menor daño”, pero llamó la atención sobre el siguiente punto: "esto ocurre así en lo que respecta a la economía formal, pero en la economía informal (en negro: más del 40 por ciento de la actividad en el país) hay un gran daño”.
En este sentido, el líder de la UIA enfatizó que “la lucha contra el trabajo en negro es una tarea tanto de la CGT como de los empresarios”, pero alertó que, “cuanto más dura ponemos la legislación laboral (para evitar la informalidad o los arreglos por izquierda), más daño hay en la economía informal”.