Escuchá ahora

Closs Continental

Lunes a Viernes de 17 a 20. Con Mariano Closs.


Ricardo Jaime se negó a declarar ante la justicia

El ex secretario de Transporte concurrió a la cita fijada por el juez Casanello, quien lo investiga por presuntas dádivas a empresas constructoras, con fondos del Estado.

Ricardo Jaime se negó a declarar ante la justicia
El exsecretario de Transporte Ricardo Jaime se presentó este jueves ante el juez federal
Sebastián Casanello, a quien entregó un escrito por la causa en la que se le imputa el uso de automóviles entregados por empresas constructoras al Estado como si fuesen propios.

En una audiencia breve ante el juez Casanello, quien también lo investiga por "enriquecimiento ilícito", el ex secretario se negó a contestar preguntas, tras lo cual se retiró de los tribunales federales de Comodoro Py 2002.

El exfuncionario estuvo apenas unos minutos en Comodoro Py, donde fue interrogado por utilizar con fines particulares vehículos cedidos al Estado.

Se trataron de dos autos, uno aportado por una empresa que hizo una obra pública al Estado, y el otro para que el Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) lo utilizara en la supervisión del mantenimiento de la autopista.

En la misma causa está imputado y citado a declarar para el próximo lunes el extitular del OCCOVI, Claudio Uberti, quien también estuvo involucrado en el escándalo por el intento de ingreso al país de una valija con 800 mil dólares por parte del venezolano Guido Antonini Wilson en 2007.

Para este jueves también estaban citadas a indagatoria la expareja de Jaime, Silvia Reyss, en el marco de la investigación por supuesto enriquecimiento ilícito que se sigue contra ella y el exsecretario de Transporte.

En el escrito, Jaime aclaró que en verdad las empresas contratistas prestaron y no cedieron los vehículos, y que uno de ellos fue entregado al OCCOVI y éste a su vez a la Secretaría que él ocupaba, por lo que explicaron minuciosamente cómo fue la operatoria.

En esa resolución, según recordó el letrado en el escrito, Oyarbide consideró que hubo inexistencia de delito por parte de los imputados y los sobreseyó.