Escuchá ahora

Mañana Será Otro Día

Lunes a Viernes de 20 a 24. Con Dominique Metzger.


Procesan a dos ex jefes y guardiacárceles por la masacre en el penal de Coronda

El 11 de abril de 2005, catorce presos santafesinos participaron de una cacería humana que terminó con 14 internos rosarinos muertos. El ex director y ex subdirector quedaron procesados por incumplimiento de los deberes de funcionario público y homicidio culposo agravado. La Justicia santafesina procesó por incumplimiento de los deberes de funcionario público y homicidio culposo agravado al ex director y al ex subdirector de la cárcel de Coronda, por el motín en el que murieron catorce internos rosarinos, en abril de 2005. Los procesados por el juez de Instrucción en lo Penal de la 5 Nominación, Darío Sánchez, son el ex director Oscar Daniel Mansilla; el ex subdirector, Carlos Daniel Monti. En tanto, los guardiacárceles Oscar Yosviak y Eduardo Daniel Marchesin, fueron procesados por "incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso ideal con homicidio culposo agravado".

El 11 de abril de 2005, catorce presos santafesinos participaron de una cacería humana que terminó con 14 internos rosarinos muertos. El ex director y ex subdirector quedaron procesados por incumplimiento de los deberes de funcionario público y homicidio culposo agravado. La Justicia santafesina procesó por incumplimiento de los deberes de funcionario público y homicidio culposo agravado al ex director y al ex subdirector de la cárcel de Coronda, por el motín en el que murieron catorce internos rosarinos, en abril de 2005. Los procesados por el juez de Instrucción en lo Penal de la 5 Nominación, Darío Sánchez, son el ex director Oscar Daniel Mansilla; el ex subdirector, Carlos Daniel Monti. En tanto, los guardiacárceles Oscar Yosviak y Eduardo Daniel Marchesin, fueron procesados por "incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso ideal con homicidio culposo agravado".

El sangriento motín ocurrió el 11 de abril de 2005. Catorce presos rosarinos fueron brutalmente asesinados por otros reclusos santafesinos, en el Penal 1 de Coronda. La causa se inició tras la denuncia de los sobrevivientes.

Los guardiacárceles quedaron procesados por no atenerse a los reglamentos internos del servicio, ya que el celador Yosviak "abandonó su puesto de guardia en la planta alta del pabellón 7", a poco de que terminara el recreo.

En cuanto a Mansilla y Monti, tras el testimonio del jefe del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias, el juez evaluó que la Policía "se había posicionado en situación ventajosa, ya sea para disuadir a los internos o eventualmente para actuar en la represión", y sin embargo se les ordenó el repliegue: "Monti fue negligente".

Sobre Mansilla, el juez sostuvo que "no adoptó ninguna medida de seguridad para impedir el ingreso de los amotinados al pabellón 1, cuando era su obligación".