Escuchá ahora

Mañana Será Otro Día

Lunes a Viernes de 20 a 24. Con Dominique Metzger.


No habrá más descuentos para electrodomésticos con tarjetas

Las promociones que aplicaban desde el 2002 los bancos estarán disponibles hasta mañana, según el principio de acuerdo al que arribaron las partes.

No habrá más descuentos para electrodomésticos con tarjetas
Luego de mantener varias reuniones, las principales casas de electrodomésticos, los bancos y las emisoras de tarjetas de crédito llegaron a un acuerdo para discontinuar el esquema de rebajas –que iban del 10 al 20 por ciento, según las entidades bancarias- a partir de este sábado, 1° de junio.

Los descuentos, que cobraron fuerza desde el 2002, estarán disponibles en principio sólo hasta mañana. Se desconoce si volverán a activarse a la brevedad. Para apaciguar la pérdida de este beneficio que sufrirán los clientes, se consensuó mantener las compras en cuotas, y sin interés.

Así, a partir del sábado los bancos dejarían de hacer las promociones y serían las emisoras de tarjetas Visa, MasterCard y Cabal las encargadas de mantener los planes de 12 cuotas sin interés, publica el diario La Nación.

Y añade que el nuevo esquema incluiría, además, la posibilidad de comprar en planes de 18 y 24 cuotas sin interés, aunque sólo en algunos productos. Al acuerdo podría sumarse American Express, que ya viene ofreciendo las 12 cuotas sin interés desde hace unas semanas.

Los bancos habrían adoptado esta medida al considerar que los descuentos “es un modelo de negocios agotado”, pero afectará en una primera etapa sólo a los electrodomésticos. Aún seguirán vigentes las rebajas en los shoppings y casas de ropa.

"Lo que había comenzado como una medida para salir de la crisis en 2002 se extendió demasiado en el tiempo y terminó absorbiendo gran parte de la rentabilidad del negocio", explicaron desde una entidad bancaria al diario.

En tanto, desde la consultora Tomadato, advierten sobre las posibles consecuencias en las ventas que podría ocasionar esta medida: "Después de años de movilizar a buena parte de la clase media a puro anuncio de cuotas y descuentos, se gestó un consumidor oportunista compulsivo, que compra sólo si siente que tiene una oportunidad, más que una necesidad", explicó Emiliano Schwartz, responsable de Marketing de la consultora.

"Nadie sabe cómo va a responder la demanda y si las ventas se van a resentir. Igualmente, lo que está claro es que este modelo ya estaba agotado y los descuentos se habían commoditizado. La gente no elegía el lugar de compra por la oferta de la cadena sino por el banco que le ofrecía el descuento", analizó por su parte el director de una de las principales cadenas de electrodomésticos.