Escuchá ahora

Fútbol Continental Transmisiones

Equipo Deportes Continental


El primer ataque ransomware de la historia

Fue en 1989 y todavía se usaban los disketts. A la víctima se le pedía que transfiriese 189 dólares a una cuenta en Panamá.

El primer ataque ransomware de la historia

Ransomeware. Foto:

Los ataques en la red han ido cambiando de modalidad y hoy lo que está a la orden del día, es el ransomeware, que no es ni más ni menos que un secuestro, pero de datos, el hacker ingresa al sistema, habitualmente codifica los datos para que el usuario no pueda acceder, y luego pide rescate.

El gobierno de los Estados Unidos es a menudo víctima de estos ataques, con lo cual, cualquier PYME está al menos en problemas si un pirata decide ponerla en la mira.

Pero ¿como empezó esta modealidad? El primer caso que se conoce en el mundo fue el de Eddy Willems, un trabajador de una compañía de seguros de Bélgica. En 1989 su jefe le pidió que comprobara qué había en un diskett que había recibido de la OMS. Se esperaba una investigación médica sobre el SIDA, pero se encontró con un hackeo que le pedía 189 dólares.

Cuando Williems insertó el disquete en su ordenador no se cargó la investigación médica de una reciente conferencia, sino más bien el que se conoce como el primer ransomware del mundo. Tres décadas atrás, el ransomware era mucho más simple e ingenuo que hoy en día.

Lo que el hacker pedía a su víctima eran 189 dólares que que debían enviarse a una dirección de Panamá. Willems no pagó el rescate ni perdió los datos porque revertir la situación era relativamente fácil. 

Pero Eddy no fue la única víctima. Se habían enviado alrededor de 20.000 disquetes por correo postal por todo el mundo. Todos ellos iban con el que más tarde se conoció como AIDS Trojan. El incidente causó bastantes estragos por ser una novedad total, a pesar de que eludirlo era relativamente fácil.

Las fuerzas del orden comenzaron a rastrear de dónde provenía ese ataque para determinar quién estaba detrás de él. Finalmente llegaron hasta un biólogo evolutivo de Harvard. Se llamaba Joseph Popp y era uno de los implicados en las investigaciones sobre el SIDA en ese momento. A día de hoy sigue sin saberse por qué decidió hacer eso.