Escuchá ahora

Trasnoche Continental

Lunes de 2 a 5hs. Martes a viernes de 0 a 5hs. Con Germán Caballero.


Síguenos en:

El Gobierno fijó un aumento del 23% y exigió levantar el paro de micros

La Cámara Empresaria de Larga Distancia rechazó por inviable la suba y negó la existencia de un lock out. Desde la UTA señalaron que no fueron notificados.

El Gobierno fijó un aumento del 23% y exigió levantar el paro de micros
Con una resolución de cuatro carillas firmada por los secretarios Noemí Rial (Trabajo) y Alejandro Ramos (Transporte), el Gobierno intervino en el tercer día de paro nacional, que dejó sin ómnibus de larga distancia a miles de pasajeros.

En el primer punto de la resolución, la Nación ratificó la propuesta salarial realizada el pasado 2 de mayo, con un incremento del 18 por ciento no remunerativo de enero a marzo -pagadero en dos cuotas-, más el aumento del 23 por ciento del sueldo -remunerativo- a partir de abril de 2013 y hasta el 31 de diciembre.

El vocero de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), Mario Calegri, advirtió que el sindicato no fue notificado. “Si nos dan el 23% de aumento y quedan sin efecto los despidos y la precarización laboral, claro que vamos a volver a trabajar”, aclaró.

Sin embargo, la Cámara Empresaria de Larga Distancia (CELADI) rechazó por “inviable” el aumento decretado y anticipó que recurrirá la decisión. Gustavo Gaona, vocero de la entidad, aclaró: “La resolución del Gobierno no resuelve el conflicto de fondo. Reconocemos el aumento, pero el sector no puede afrontar los costos, que calculamos en 70 millones de pesos mensuales”.

El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, salió al cruce de esas declaraciones. “Le reconocemos el aumento de 23% al gremio. No estamos dispuestos a que nos extorsionen por los subsidios. Si no levantan el paro vamos a decretar un look out patronal y sancionar a las empresas porque se trata de un servicio público”, advirtió. “No va a haber subsidios para las empresas de larga distancia. Es una política de Gobierno”, insistió.

No obstante, desde la CELADI aclararon a este medio: “Nosotros no estamos haciendo ninguna medida de fuerza. Negamos el look out del que nos acusó el Gobierno. Lo que no podemos es garantizar el pago del aumento de los trabajadores”.

En cambio, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, ratificó que “el fin de los subsidios en el transporte de larga distancia es una política de no retorno que ya tiene casi dos años de vigencia” y consideró que “se trata de un sector que con el turismo está muy fortalecido todo el año” y que “el aumento es viable”.