Escuchá ahora

Trasnoche Continental

Lunes de 2 a 5. Martes a viernes de 0 a 5. Con Germán Caballero.


Biden es el primer presidente norteamericano en reconocer el genocidio armenio

Por primera vez un presidente de Estados Unidos en ejercicio reconoce como un genocidio a la matanza de alrededor de 1,5 millones de armenios en 1915.

Biden es el primer presidente norteamericano en reconocer el genocidio armenio

Es Joe Biden. Foto:

Mediante un comunicado en la fecha en la que Armenia conmemora el 106 aniversario del inicio aquella matanza, Joe Biden hizo el reconocimiento. "Recordamos las vidas de todos los que murieron en el genocidio armenio de la era otomana y volvemos a comprometernos a evitar que tal atrocidad vuelva a ocurrir", señala la declaración.

El comunicado de Biden provocó el rechazo inmediato del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien dijo que la cuestión armenia estaba siendo politizada por sectores con intereses particulares. Mientras que el canciller de Turquía Mevlut Cavusoglu indicó que su gobierno "no tomaría lecciones de nadie sobre su historia".

Por su parte, el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, dijo que las palabras de Biden habían "honrado la memoria" de los fallecidos, y agregó en un tuit: "Estados Unidos demostró una vez más su compromiso inquebrantable con la protección de los derechos humanos y los valores universales".

Anteriores mandatarios estadounidenses evitaron calificar a lo sucedido en 1915 como un genocidio por la alianza que mantiene la Casa Blanca con Turquía. Un portavoz de la Casa Blanca dijo que la medida no tiene la intención de culpar a ese país.

La matanza masiva de armenios por parte de los turcos otomanos durante la Primera Guerra Mundial sigue siendo un tema candente y extremadamente delicado.

Numerosos informes de esa época relatan atrocidades cometidas por fuerzas turcas contra los armenios, quienes conmemoran el 24 de abril de 1915 como el comienzo de lo que consideran el genocidio contra su pueblo. Existe un acuerdo general de que cientos de miles de armenios murieron cuando los turcos otomanos los deportaron en masa desde el este de Anatolia al desierto sirio y a otros lugares en 1915-16.

Cientos de miles de armenios fueron asesinados o murieron de hambre o enfermedad. La documentalista suizo-armenia Suzanne Khardalian, realizadora del film "Los tatuajes de mi abuela", y diferentes organizaciones, buscan que se reconozca también el sufrimiento de las mujeres y menores violadas, forzadas a la prostitución y sometidas a otras formas de agresión sexual. El número total de armenios muertos se discute. Los armenios afirman que murieron 1,5 millones. Turquía estima el total en 300.000.