Gracias a la alta tecnología de visualización, las imágenes de realidad virtual reflejan casi por completo lo que pueden observar los ojos humanos. Sin embargo, es posible que ya nos estemos acercando a su límite.

Por eso, hay nuevos objetivos en la realidad virtual y son los sentimientos. El sueño del padre de Facebook, Meta, de un metaverso inmersivo,  Mark zuckerberg, hace grandes promesas, pero la interactividad actual de la realidad virtual todavía es limitada.

Los controladores de Oculus Quest, por ejemplo, todavía se sienten más apropiados para los juegos que para el trabajo. Después del video inmersivo, la realidad mixta, el seguimiento facial y el audio espacial, la retroalimentación háptica podría ser la próxima frontera.

La idea de guantes vibradores sin cordones que te permitan sentir el mundo virtual ha sido parte de nuestra visión de ciencia ficción de la realidad virtual durante mucho tiempo. El brazo de investigación de Meta ha estado trabajando en guantes hápticos durante siete años, e incluso ahora los guantes que se han desarrollado aún no son portátiles.

“No tuve la oportunidad de probar yo mismo el prototipo de Meta, pero Sean Keller, el director de investigación de Reality Labs de la compañía, y Michael Abrash, su científico jefe, me hablaron sobre los últimos desarrollos. Explicaron por qué los hápticos son tan importantes para Meta y dónde encaja todo esto en el futuro de las gafas inteligentes AR” dijo Mark zuckerberg

Los prototipos de guantes de vejiga inflable de Meta son un paso hacia lo que eventualmente podría convertirse en un par de guantes de consumo. Sin embargo, una nueva mirada a la tecnología muestra que pasará algún tiempo antes de que los veamos incluidos con un sucesor de auriculares Quest VR.

Los últimos diseños de guantes utilizan microfluidos para empujar el aire a través de una serie de vejigas a través de los guantes, lo que es menos desafiante conceptualmente que llenar un par de guantes con muchos pequeños motores. Es una idea extraña, como la versión de Meta de un traje de Dune para tus manos.

"Literalmente, estamos cambiando la rigidez del material", dice Keller. "Tenemos unos que usan aire para mover algo a través de la yema del dedo hacia arriba y hacia abajo, o lateralmente y hacia adentro, lo que te ayuda a crear esa fuerza de corte, y los que son pequeñas vejigas que crean presión". Pero Meta confía en que los hápticos pueden hacer cosas a un nivel que no había sido posible antes.