Dado que existen planes contrapuestos para cambiar la composición del consejo de seguridad, todos los cuales serán vetados por Rusia y China , es poco probable que el cambio en la posición de EE. UU. conduzca a reformas concretas. Su objetivo principal es aislar aún más a Moscú y Beijing como guardianes del statu quo.