Las primeras ministras de Finlandia y Estonia se consolidaron ayer para mostrar la unidad ante la posibilidad de una agresión rusa, dado que sus mandatarias, Senna Marin y Kaja Kallas, son enemigas declaradas de Vladimir Putin.

Marin publicó en su cuenta de la red social Instagram, que " Hoy me reuní con mi colega, el Primer Ministro de Estonia Kaja Kallas, en Tallin. Discutimos la situación de seguridad en Europa, la cooperación en asuntos actuales de la UE y las relaciones bilaterales entre Finlandia y Estonia. En relación con la visita, también se publicó un estudio sobre las posibilidades de desarrollar la cooperación. La encuesta fue realizada por los ex ministros @annemarivirolainen de Finlandia y Jaak Aaviksoo de Estonia".

Kaja Kallas
Kaja Kallas

Kallas había dado su receta contundente para parar a Putin: «Armas (para Ucrania) por 200 millones, se necesita unanimidad en la zona de exclusión aérea. Excluimos a los bancos rusos de Swift y sancionamos las criptomonedas", había dicho, contundente.