El primer ministro de extrema derecha de Hungría, Viktor Orbán , ha arremetido contra la "mezcla" de razas europeas y no europeas, en un discurso que inmediatamente provocó la indignación de los partidos de la oposición y los políticos europeos.

“Nosotros [los húngaros] no somos una raza mixta… y no queremos convertirnos en una raza mixta”, dijo Orbán el sábado. Agregó que los países donde se mezclan europeos y no europeos “ya no son naciones”.

Orbán ha estado haciendo afirmaciones similares durante años, pero estos comentarios fueron formulados en términos de extrema derecha.

Katalin Cseh, eurodiputada del partido opositor Momentum, dijo que estaba consternada por el discurso del primer ministro. “Sus declaraciones recuerdan una época que creo que a todos nos gustaría olvidar. Realmente muestran los verdaderos colores del régimen”, dijo.

En Twitter, Cseh se dirigió a personas de raza mixta en Hungría: “Tu color de piel puede ser diferente, puedes venir de Europa o más allá, pero eres uno de nosotros y estamos orgullosos de ti. La diversidad fortalece a la nación, no la debilita”.

El eurodiputado rumano Alin Mituța también respondió enojado a los comentarios de Orbán. “Hablar de 'pureza' racial o étnica, especialmente en una región tan mixta como Europa central y oriental, es puramente engañoso y peligroso. Y también el señor Orban”, escribió en Twitter.

Orbán hizo los comentarios durante un discurso anual en Băile Tuşnad, Rumania, donde anteriormente ha planteado importantes ideas políticas o direcciones ideológicas. Fue allí, en 2014, donde dijo por primera vez que quería construir una “democracia iliberal” en Hungría .

Este año, Orbán pronunció un discurso apocalíptico prediciendo la decadencia de occidente y profetizando “una década de peligro, incertidumbre y guerra”. También criticó duramente el apoyo militar occidental a Ucrania, posicionándose como el principal aliado de Moscú dentro de la Unión Europea.