Posteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania convocó al embajador del Vaticano en Ucrania para expresar su “profunda decepción” por las palabras de Francisco. Fue después de esa reunión que el Papa culpó explícitamente a Rusia en el conflicto.