Las imágenes de drones publicadas recientemente sugieren que Arabia Saudita comenzó la construcción en el desierto de la metrópolis prometida The Line , a pesar de las afirmaciones de los escépticos sobre las fantasías utópicas asociadas con este proyecto.

La empresa saudita de fotografía con drones Ot Sky publicó imágenes en la revista de arquitectura Dezeen, quien previamente entrevistó al director ejecutivo de planificación urbana de NEOM, Tarek Qaddumi.

“Independientemente de su estatura física, terminará demostrando que el mundo tiene la capacidad humana, la tecnología y el compromiso para revolucionar nuestra forma de vida actual”, dijo Qaddumi en ese momento en una entrevista a Dezeen.

El video muestra camiones y otros equipos pesados trabajando en el desierto, mientras que numerosas excavadoras parecen estar colocando una gran línea en el suelo.
Arabia Saudita no tiene mucha experiencia en completar grandes proyectos de transporte a tiempo. Vale la pena señalar que tiene solo dos: el primero fue construido para dar servicio a La Meca en 2010, y el segundo es el metro en Riyadh, la capital de Arabia Saudita, hogar de 7,6 millones de personas. Su construcción comenzó en 2014, pero ha enfrentado importantes retrasos (primero en 2019, luego en 2021 y ahora en 2023).

Este enorme proyecto de transporte público puede haber costado $ 27 mil millones, pero eso no es tanto en comparación con los $ 500 mil millones que el príncipe heredero Mohammed bin Salman espera gastar no solo en The Line, sino también en NEOM, una empresa que construirá megaciudades futuristas.

Al mismo tiempo, los expertos calificaron los objetivos del proyecto como poco realistas y la ciudad propuesta de The Line como inhabitable.
“El pensamiento utópico es importante; nos ayuda a desafiar las ideas preconcebidas en el entorno construido que han generado resultados convencionales que sabemos que contribuyen a la degradación ambiental”, dijo a Deezen en una entrevista el director de la escuela de entorno construido de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) Sydney. “Pero creo que los argumentos de sustentabilidad y habitabilidad aquí son ingenuos”.

Sin embargo, es poco probable que tales críticas detengan a los funcionarios sauditas, que ya han sentenciado a muerte a tres hombres que se negaron a mudarse después de que sus casas fueran demolidas para el proyecto NEOM.