Bajarán las tasas de interés para frenar la entrada de capitales especulativos.

Lo impulsa el Banco Central, ya que el 11 y 12 por ciento anual que rige actualmente es un atractivo para los que buscan ganancias rápidas.

La medida va a contramano de la tomada en Brasil, donde subieron las tasas para enfriar la economía y evitar que aumente más la inflación.