Luego de todo lo sucedido en el Abierto de Australia, su deportación, el escándalo del papelerío, la vacunación y su posterior confirmación de que no cambiará de opinión aunque tenga que perdemos los próximos torneos de Grand Slam, Novak Djokovic volvió a jugar oficialmente al tenis y lo hizo con éxito. Le ganó al italiano Lorenzo Musetti por 6-3 y 6-3 en la primera ronda del ATP 500 de Dubai.

A partir de su postura respecto a la obligatoriedad de la vacunación para jugar torneos de tenis, mucho se había especulado sobre su relación con el público. Muchos creían que en su regreso, los fanáticos iban a tener posturas divididas. Sin embargo, ante su aparición en Dubai Duty Free Tennis Stadium, recibió una ovación unánime.

El serbio no tiene dificultades para jugar en los Emiratos Árabes, dado que la situación de la pandemia no es tan alarmante allí y estar vacunado no es un requisito indispensable para ingresar al país como sí los es en otros lugares.

Fue el primer partido oficial del 1° del ranking de la ATP en el 2022, que no jugaba desde diciembre del año pasado, cuando alcanzó las semifinales de la Copa Davis junto a sus compañeros croatas.

A pesar de que se le notaron los meses de inactividad, le alcanzó para derrotar a su joven contrincante italiano, en cancha dura, donde se destaca especialmente, y avanzar de fase. En la segunda ronda chocará contra el ganador del duelo entre Karén Khachánov y Alex de Minaur.