Desde que el fútbol empezó a volver después del primer impacto de la pandemia de Covid 19, la CONMEBOL se organizó con un determinado protocolo que fue suscripto por todas las federaciones regidas por esa organización, entre ellas la AFA y la CBF. 

El compromiso establece que, en los países firmantes, los jugadores que se trasladen de un país a otro en razón de compromisos organizados por CONMEBOL no deben realizar aislamientos mientras mantengan una burbuja y un corredor sanitario cerrados.

Si bien después de los hechos de hoy, la CONMEBOL le tiró la pelota a la FIFA para la decisión final sobre que va a pasar con los puntos del encuentro, las documentos firmados entre las federaciones miembros de CONMEBOL son válidos para los partidos de competencias FIFA que se jueguen en el ámbito de CONMEBOL.

Simplemente porque FIFA no puede estar en todos lados, existen UEFA en Europa, CONCACAF en América del Norte, por ejemplo, ambas subsidiarias regionales de FIFA.

Los clubes federados, no pueden resolver los litigios entre sí recurriendo a los tribunales de los países donde estén asentados, eso no es válido para FIFA, es en sus tribunales donde se debaten las problemáticas de los clubes afiliados, bajo pena de desafiliación.

Con las autoridades sanitarias es igual. Si la CBF firmó un documento comprometiéndose a determinada forma de manejarse en pandemia, debe estar en capacidad de hacerlo respetar, debió consultar a sus autoridades nacionales si iba a poder cumplirlo antes de suscribirlo, y si la condiciones que avaló con su firma no se cumple en perjuicio de un rival, debe correr con la consecuente pérdida de puntos y demás sanciones.

Que la firma se haya efectuado en CONMEBOL no cambia nada, porque CONMEBOL  es FIFA, tiene delegadas sus facultades en la región.