Los directivos de la UEFA, la Unión de Federaciones Europeas de Fútbol, parecen no tener demasiado que hacer desde que consiguieron imponerse en la batalla por la creación de la Superliga europea que impulsaban algunos clubes poderosos. Por eso, se dedican a nimiedades como perseguir a una pizzería por el uso de un nombre ingenioso para vender un producto.

Pizza Wolke, un local de comidas de la ciudad de Giessen, en Alemania, decidió comenzar a comercializar una pizza especial con champiñones. Tuvieron la no tan original idea de ponerle a su nuevo producto "Champignons League" como un guiño humorístico al campeonato de fútbol más importante de Europa.

Jamás se imaginaron que tendrían que enfrentar una batalla judicial contra los organizadores del torneo. Increíblemente, la UEFA presentó una demanda por infracción a derechos de marca contra la pizzería por la mala utilización de la marca Champions League.

A través de redes sociales, los empleados de la casa de comidas mostraron la demanda e inesperadamente la misma se convirtió en la mejor publicidad posible.

La publicación del Instagram de la pizzería.

Miles de alemanes comenzaron a consumir pizza del lugar, tanto por haber tomado conocimiento de su existencia como en apoyo contra la ridícula demanda de la UEFA. Curiosamente, el producto que más ha incrementado sus ventas es la especial "Champignons League"