Kamila Valieva, la patinadora rusa de 15 años que cautivó estos Juegos Olímpicos de Invierno antes de que su prueba de drogas positiva conmocionara a todo el mundo, ha sido autorizada para competir en el evento individual debido a las "circunstancias excepcionales" de su caso.

El tribunal de arbitraje deportivo, que emitió su veredicto dijo que prohibir a Valieva mientras su caso de dopaje estaba en curso “le causaría un daño irreparable”.

El tribunal olímpico de tres personas, también dictaminó que el Código Mundial Antidopaje no era claro en lo que respecta a las "personas protegidas" suspendidas menores de 16 años y dijo que un retraso de 44 días en informar la prueba positiva de Valieva para el medicamento prohibido contra la angina trimetazidina había afectado su capacidad para elaborar una defensa.

“El panel consideró que impedir que la atleta compita en los Juegos Olímpicos le causaría un daño irreparable en estas circunstancias”, dijo a la prensa mundial Matthieu Reeb, secretario general de la corte de arbitraje para el deporte.

Reeb agregó que el retraso en la prueba de Valieva en Rusia el día de Navidad y el reporte de su muestra en un laboratorio en Suecia el 8 de febrero había sido “extremadamente desafortunado, ya que afecta no solo a la atleta, sino también a los organizadores de los Juegos Olímpicos. “En otras palabras, no tendremos este caso si estos procedimientos de prueba antidopaje se hubieran completado en una semana o 10 días, como suele ser el caso”, agregó.

El juzgador también enfatizó que el panel estaba "preocupado" de que si se impusiese una suspensión permanente a Valieva y luego fuera absuelta o recibiera una sanción muy baja, habría causado "daños irreparables".