Alexander Zverev, 3° del mundo, protagonizó un escándalo pocas veces visto en el ATP de Acapulco en México. Perdió su partido en dobles y enloqueció completamente: al retirarse, al momento de dar la mano al juez de silla comenzó a darle raquetazos a su asiento y muy cerca de sus pies. Las autoridades actuaron rápido y lo echaron del torneo.

El alemán jugaba junto a su compañero Marcelo Melo frente a la pareja del británico Lloyd Glasspool y el finlandés Harri Heliovaara. Había ganado un set cada equipo y too debía definirse en el math tie break, a 10. 

Cuando iban 7 a 6, Zverev perdió totalmente la compostura. Una pelota que para él fue larga fue marcada como buena por el juez de silla. Desde entonces ya le espetó calificativos violentos como "idiota" y otros irreproducibles.

Pero lo más llamativo llegó cuando terminó el partido. El clásico momento en el que los tenistas se saludan y le dan la mano al umpire se transformó en una situación violenta. Sascha se acercó a la silla del juez y empezó a darle golpes con su raqueta, en la zona de los pies, a tal punto que la rompió.

Los organizadores del torneo decidieron expulsarlo, aún cuando en la rama de singles no sólo seguía en carrera, sino que debía defender el título que había obtenido en el 2021. Mirá la inexplicable reacción:

El momento en el que golpea la silla del juez.