El partido entre Brasil y Argentina por las eliminatorias para Qatar 2022 fue suspendido por la invasión del campo de juego por parte de un agente de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria - Anvisa, organismo federal de Brasil.

Más allá de la confusa situación, el señor que entró a la cancha tenía un arma en la cintura. ¿Porqué un funcionario de un organismo sanitario está "calzado"? Incluso, ¿porqué entra a un evento deportivo de esta envergadura con un arma de fuego? Si el partido continuaba y los argentinos no hacían caso, ¿les iba a apuntar? ¿Abriría fuego?.

Nadie se imagina a funcionarios del Ministerio que dirige Carla Vizzotti, corriendo ciudadanos a punta de pistola. En todo caso, los funcionarios de salud, ante una violación grave de las normas deberían dar aviso a un magistrado y este a las fuerzas de seguridad.

El árbitro hizo muy bien en suspender el partido y algunos dicen que en su informe podría haber una referencia a este hombre armado, y hasta podría alegar que prefirió mandar a la Selección Argentina al vestuario, al haber detectado el arma de fuego.