Finalizó la marcha agropecuaria a Plaza de Mayo y empezó la lenta desconcentración de tractores que fueron frente a la Casa de Gobierno a protestar por lo que consideran, es un despojo de sus ganancias por parte del estado.

Allí, leyeron una proclama contundente, que entre otras decía: “La receta del socialismo (y su muleto el estatismo) es siempre la misma, envilecer la moneda con emisión, ahogar a las actividades productivas con impuestos y empobrecer a todos para ofrecerse como solucionadores de los mismos problemas que han creado”.

Del mismo modo, el documento leído agregó que hay que "permitir que quienes generan recursos sigan generándolos y los multipliquen y no expulsarlos como ocurre actualmente con jóvenes y empresas que se van. Los regímenes estatistas propician desatinos económicos que perjudican a todos pero mucho más a los necesitados y vulnerables”.

En una de sus frases mas contundentes, explicaron que: “No hemos venido hasta acá para pedir que nos den una mano sino para que nos saquen las dos de encima” y agregaron que: “padecemos además 170 impuestos que agobian a todas las actividades productivas y terminan sumándose a los precios que paga el consumidor”.

Asimismo indicaron al gobierno y a la política: “Anímense a pensar un país con menos impuestos, gasten menos, arréglense con lo que tienen o dedíquense a otra cosa”, sentenciaron.