La Legislatura porteña aprobó una medida para prohibir a los encargados de edificios baldear la vereda los martes y jueves. En caso de incumplimiento, recaerán multas sobre los llamados ‘porteros’.

“Cada verano, cuando falta un poco más el agua, nos acordamos de este recurso no renovable. Tomar una medida al respecto me parece oportuna pero no suficiente”, advirtió el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta Horizontal, Víctor Santamaría.

Santamaría recordó que en la ciudad de Santa Fe se aprobó recientemente una ordenanza que obliga a los encargados a utilizar interruptores para las mangueras. “En la ciudad de Buenos Aires distribuimos cerca de 40 mil pistolas reguladoras de agua. Lo hicimos en forma gratuita; pero esa herramienta tiene una vida útil”, precisó en La Vuelta.

“En una población de casi 100 mil trabajadores siempre hay algunos que no toman conciencia” sobre la carencia del recurso hídrico fundamental y no renovable como es el agua.

“El tema más importante no es limpiar sino no ensuciar. Somos varios los actores principales, como la señora o el señor que saca el perro a la calle y después no levanta sus heces o el basurero que rompe las bolsas y deja todo desparramado en la vereda…”, advirtió Santamaría.

“Es tan importante castigar al consorcio que derrocha el agua como al cartonero que abre bolsas indiscriminadas en forma incorrecta, por ejemplo”, remarcó.