El Ministro de Economía, Sergio Massa, en un intento de cuidar las reservas del Banco Central con el tipo de cambio diferencial que se obtuvo del dólar soja, creó en conjunto con la Aduana un “radar” que realiza un seguimiento más fino a los importadores.

El objetivo de este nuevo sistema, es detener la brecha cambiaria que se genera con la sobrefacturación y también generará un orden y volverá abstractas las cautelares que utilizan los importadores, con las que evaden obstáculos oficiales para compras en el exterior. Con una base de datos del comprador, se crea un perfil específico en donde pueden centralizarse las denuncias que el mismo tenga, ya sean administrativas o penales, entre otras. “Eso nos va a permitir crear un perfil de riesgo de cada importador”, detallaron desde la Aduana. 

El Secretario de Comercio de la Nación, Matías Tombolini, publicó en el Boletín Oficial la resolución 26, que detalla que miles de licencias automáticas (LA), pasan a ser no automáticas (LNA), lo que implica que el importador del producto que aparece en el listado oficial, deberá contar con un nuevo permiso de Comercio y el visto bueno del Banco Central para emitir el pago en dólares.

Desde el Gobierno especificaron que las licencias no automáticas representan unos US$ 9508 millones al período de agosto del corriente año. Por otra parte, desde la Unión Industrial Argentina alertaron que hay insumos y bienes de capital que golpearán a la industria y advirtieron que analizarán la lista oficial en detalle.

La resolución de Comercio explica: “Que sin resultar taxativa su enumeración, resulta pertinente señalar que elementos como hidrolavadoras, palos de golf, esquíes y patines de hielo, son algunas de las licencias que ameritan el cambio propiciado en la presente resolución”, además de sumar otros elementos como pelotas de golf, freidoras y cacerolas, pilas, lámparas led, encendedores, impresoras, netbooks estufas y motores de barco fuera de borda, entre otras.

"Hay gente muy preocupada, porque le pega fuerte a la industria. Las licencias no automáticas ya son más de la mitad del nomenclador arancelario”, expresaron desde el sector importador y detallaron que entre los textiles se incluyeron a todas las fibras, entre los cuales se encuentran los plásticos y mucha materia prima.

El Boletín Oficial detalla: “Corresponde profundizar las acciones de control relacionadas al valor de mercaderías de importación y de exportación a fin de verificar que el precio declarado concuerde con los usuales en la rama de la industria o comercio y con los de mercaderías idénticas o similares comparables, con el fin de detectar desviaciones en los valores declarados”, con más especificaciones en su anexo. La norma entra en vigencia desde el día de hoy y en articulación al trabajo de la Aduana, también estiman que habrá una una pérdida mayor de las reservas de BCRA por el dólar turista, que crecerá a raíz del mundial que comienza en Noviembre.