Lewis Hamilton es el piloto más dominante de la última década en la Fórmula 1. Tantos han sido sus éxitos, que ha conseguido igualar al incomparable Michael Schumacher en cantidad de títulos. Sin embargo, y a pesar de su predominio, su escudería, Mercedes, quiere plantearle una competencia mayor en el equipo a partir del próximo año. Por eso, le aseguró un lugar a George Russel, quien ya lo sustituyó en el Gran Premio de Sakhir, durante el último mundial.

El talento de Hamilton es incuestionable. Sin embargo, una porción, aunque menor, de sus logros, se debe a la muy buena tarea de sus compañeros de equipo. Ha hecho durante los últimos años una muy buena dupla con Valterri Bottas, quien como compañero de equipo ha comprendido perfectamente su rol de segundo piloto, para realizar el trabajo sucio en muchos casos y para obedecer sin titubear la orden explícita o implícita de dejar pasar al número 1. Por eso, el heptacampeón siempre ha puesto como condición no expresa para formar parte de Mercedes, que su compañero de equipo se amolde a sus necesidades.

Sin embargo, a partir de 2022, el equipo le pondrá un competidor ambicioso. En algún momento se había especulado con la posible llegada de Max Verstappen, piloto de Red Bull, a la escudería Mercedes, lo que no le habría sentado para nada bien a Hamilton. Sin embargo, quien ahora parece destinado a ocupar un rol importante en la escudería es Russell.

El británico impresionó a los directivos del equipo cuando sustituyó al propio Hamilton en el Gran Premio de Sakhir. En ese entonces, el joven de 23 años estuvo a 23 milésimas de lograr la pole position y luego, en carrera, logró superar a Bottas y liderar el pelotón hasta que un pinchazo terminó con sus ilusiones. En 2022 vencerán los contratos tanto de Bottas como de Hamilton y desde Mercedes ya le han comunicado al vigente campeón que una de las condiciones esenciales para renovarle es que acepte a Russell como compañero. Sin embargo, el piloto se tomaría su tiempo para tomar una decisión.

A sus 36 años, y con tantos logros en su haber, parece complicado que acepte tan naturalmente condiciones que no quiere. Incluso, si encamina su octavo título este año, hay quienes aseguran que podría alejarse de la Fórmula 1.