El presidente de la República Oriental del Uruguay, Luis acalle Pou, anunció que iniciará negociaciones comerciales unilaterales al margen del Mercosur, lo que cual desató diversas reacciones, en especial del gobierno argentino.

La decisión desafía las normas que rigen el bloque. De todos modos el gobierno de Lacalle Pou negó desconocer la cláusula de la conformación del bloque del Tratado de Asunción y la Resolución 32/00 que plantean la necesidad de un consenso del resto de los socios regionales.

"Uruguay entiende que la decisión 32/00 no está en vigor, ya que nunca fue internalizada", sentenció en un comunicado.

Por su parte, el gobierno argentino dio respuesta durante el discurso de apertura de la cumbre por parte del presidente Alberto Fernández, pero lo curioso es que no se televisó el discurso de ningún otro presidente.

“Es a través de más integración regional y no de menos integración regional, que estaremos en mejores condiciones de producir, comerciar, negociar y competir. La Argentina reafirma una vez más que ‘nadie se salva solo’ y que un Mercosur de corazón solidario es la nave insignia de su estrategia de integración”, expresó Fernández.

Por otro lado, afirmó que: “Tenemos la responsabilidad histórica de fortalecer el Mercosur frente a la crisis del COVID-19, que aceleró de modo exponencial las transformaciones mundiales en marcha. Se reorganizan las cadenas globales de valor, con un comercio mundial más influenciado por consideraciones geopolíticas y de seguridad nacional. Y se hacen intentos, no siempre exitosos, de revivir el multilateralismo. El resultado de estos procesos no será necesariamente el de una reversión de la globalización, sino el de una economía mundial más regionalizada”.

El presidente, también dijo que “las negociaciones deben iniciarse y concluirse de manera conjunta, cualquier propuesta debe estar basada en la regla del consenso. Las divisiones de América Latina sólo pueden fomentar debilidad, fragmentación, polarización, disgregación de energías comunitarias y fisuras de proyectos grandes y generosos. Solos, alimentaremos el espejismo de una vana prosperidad”, concluyó.