Escuchá ahora

Trasnoche Continental

Lunes de 2 a 5hs. Martes a viernes de 4 a 5hs. Con Germán Caballero.


Síguenos en:

El dictador de Cristina

Hace dos años y medio, mas precisamente en marzo del 2011 escribí textualmente en el diario Perfil lo siguiente:

 Hace dos años y medio, mas precisamente en marzo del 2011 escribí textualmente en el diario Perfil lo siguiente: “El actor Federico Luppi también expresó su preocupación porque “una parte del país sigue apostando por las viejas soluciones fachistas antidemocráticas” y puso como ejemplo que “en estos días le interrumpieron un acto a Sabbatella al grito de zurdos de mierda”. Dijo Luppi que “esa es la parte del espolón de proa que la derecha argentina coloca siempre como apelativos para descuajeringar el proceso democrático”.

En efecto una patota de 4 hombres que se conducían en dos autos sin chapa que no eran Falcon les dieron una paliza terrible a algunos militantes de Sabbatella en San Antonio de Padua, partido de Merlo. Uno de los agredidos, Alejandro Mileto, tuvo que se hospitalizado. Martin Sabbatella responsabilizó al intendente kirchnerista Raúl Othacehe”.

Mas cerca en el tiempo, en febrero de 2012 volví sobre el tema y escribí lo siguiente: “En su último show televisivo, Cristina Kirchner saludó con un confianzudo y coloquial: “Vasco, feliz cumpleaños”, nada menos que a Raúl Othacehe, intendente de Merlo e icono de la derecha violenta, experto en romper cabezas de militantes de Martín Sabbatella”. Dos días después, recibí una carta documento del intendente de Merlo exigiéndome que me retractara de mis dichos sobre su persona o de lo contrario me iba a hacer un juicio. Le conteste con un telegrama que ratificaba todo lo escrito y le expliqué que las informaciones y calificaciones que utilicé habían sido tomadas de declaraciones del ex intendente de Morón y de la diputada nacional Victoria Donda.

Además, cualquier dirigente político o periodista que conozca más o menos el Conurbano sabe cual es la metodología primitiva y patotera de “El Vasco”, como lo llamó la presidenta. Por todo esto, la investigación del programa del domingo pasado de Jorge Lanata me hizo sentir doblemente gratificado. Porque es verdad que en el ambiente político, Otacehé es conocido como “El Dictador de Cristina” o el “Stroessner de Merlo”. Recuerdo que Alfredo Stroessner fue uno de los dictadores y dinosaurios más tristemente célebres que gobernó Paraguay durante 35 años.

El Vasco hace apenas 22 que es poco menos que el señor feudal de Merlo. Maneja un aparato represor que fue desnudado por la investigación de Nicolás Wiñazki y Rodrigo Alegre. Lo definió con el coraje de siempre Victoria Donda: “Es una mafia protegida por el Poder Ejecutivo” y recordó como las garras de este autoritario llegan hasta la Capital Federal. Victoria fue amenazada e intimidada con un auto en la puerta de su casa y con constantes llamados a su portero eléctrico incluso de madrugada.

Hay algo que rescatar de Otacehé. No es sectario ni excluyente a la hora de apretar y perseguir. Sus víctimas son de un amplio espectro ideológico. Desde militantes o dirigentes que ahora están con Sergio Massa hasta cuadros del Partido Obrero de la zona o de Libres del Sur que ahora integra la coalición que en la provincia lleva a Stolbizer y Alfonsín como candidatos.

A todos les aplica su metodología nefasta y antidemocrática. Panfletos anónimos y difamatorios que se reparten en el domicilio o el lugar de trabajo de quienes se oponen a él, pesados guardaespaldas que como grupo de tareas fueron capaces de quebrarle las rodillas a un profesor de gimnasia, causas inventadas en serie para destituir tres veces a un consejal para que no haya ni siquiera un testigo de los negociados del Consejo Deliberante. Por momentos parece que la democracia no llegó a Merlo. Que se vive en la época de las cavernas o en el marco de una democradura.

Hasta hace poco sus ataques mas violentos eran contra los muchachos de Nuevo Encuentro, el partido de Martin Sabbatella. Pero, sorpresas te da la vida. Hoy ambos levantan la bandera de Cristina y sus esposas integran la misma lista de candidatos. Las especulación electoral unió lo que la violencia había separado. Víctimas y victimarios de docenas de denuncias ahora están juntos como si fueran socios de toda la vida. Uno empezó en Tacuara y el otro en el Partido Comunista, tal como lo macarteó otro intendente tan derechista como Otacehé que también apoya a Cristina. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.
Escrito por Alfredo Leuco. Periodista. Cordobés, hincha de Boca y Talleres. Ex-Columnista de Bravo.continental. Conductor de "Le doy mi palabra" por canal 26. Tiene tres libros publicados, tres Martin Fierro (Mejor labor periodística en Radio, Televisión y Cable) y ganó un Konex como "mejor analista político de la década".

Sobre el Blog Aquí podrás leer y escuchar las columnas periodísticas que Alfredo Leuco realizó en Bravo.Continental desde febrero de 2009 hasta diciembre de 2013.

Seguínos en Twitter

ARCHIVO