Escuchá ahora

Qué le digo

Martes a sábados de 0 a 4 hs. Con Alejandra Piaggi.


Síguenos en:

“Macoco era buen conversador, inteligente, hablaba varios idiomas; era un gran seductor, pero trabajar era algo ofensivo para él”, describió el escritor Roberto Alifano

La Vuelta / El actual director de la revista Proa es autor de “Tirando Manteca al Techo”, el libro que versa sobre la vida y las andanzas del ‘playboy’ Macoco de Álzaga Unzué. “Murió sin dinero, murió pobre”, remarcó el poeta.

“Macoco era buen conversador, inteligente, hablaba varios idiomas; era un gran seductor, pero trabajar era algo ofensivo para él”, describió el escritor Roberto Alifano
‘Tirando Manteca al Techo’ es el último libro del poeta y escritor Roberto Alifano, actual director de la Revista Proa. Estas líneas describen vida y andanzas de Macoco de Álzaga Unzué.

“Lo que hago es contarle un poco su propia vida a Macoco”, afirmó el autor, quien reveló que este libro lo escribió en un mes.

“Macoco fue el gran playboy. Fue socio de Alcapone y en algún momento llegó a tener una residencia en Beverly Hills, donde hacía grandes fiestas y él no aparecía”, comenzó a describir en La Vuelta.

“Su familia tiene opiniones encontradas sobre Macoco: algunos lo adoraban, otros no lo querían y otros lo detestaban. Pero era una persona agradable”.

Macoco “heredó tres estancias. De ahí viene la famosa frase de París ‘tiene más dinero que un argentino’. La residencia de los Álzaga Unzué era la de la dinastía Romanoff. Ahí vivía Macoco y sus allegados, aunque vivían todo el tiempo”.

Tirar manteca al techo. “Murió sin dinero, murió pobre. Macoco fue criado en Alvear y Cerrito”, la zona más francesa de la ciudad de Buenos Aires.

“Se patinó las más de 20 mil hectáreas de campo. Fue amante de Rita Hayworth. Además, amigo de Perón”, sostuvo de visita en los estudios de Radio Continental.

El encanto de Macoco. “Era un gran conversador, inteligente, hablaba varios idiomas. Era un gran seductor, un personaje interesante que se había educado en París y en Londres. Pero trabajar era una cosa ofensiva para él”, dijo el escritor entre risas.

“Macoco era un aristócrata. Yo describo su guardarropas; era alguien muy elegante, muy fino y con una gran cultura. A veces lo invité a comer con (Jorge Luis) Borges, con quien hablaba en inglés porque era la segunda lengua de ellos”, resaltó.

“Creo que era muy conservador; era muy amigo de Torcuato Di Tella de Alvear. También era asiduo de un gran taller literario”.

“Cuando se casa con Elena Peña, que era su prima, hizo construir una residencia en Avenida Alvear. Macoco fue un gran deportista, el primer argentino en ganar un premio automovilístico”, señaló.