Escuchá ahora

Ahora Continental

De lunes a viernes de 10 a 13 hs. Con Dominique Metzger.


Síguenos en:

Murió el empresario argentino que fue atacado por sicarios en Paraguay

Oscar Alberto Pando falleció de un paro cardíaco luego de ser herido de bala y acuchillado. El móvil del crimen habría sido una deuda de la víctima y hay un policía detenido.

Murió el empresario argentino que fue atacado por sicarios en Paraguay
El empresario argentino que fue atacado por sicarios en la localidad paraguaya de Lambaré murió en la madrugada de este jueves por un paro cardiorespiratorio.

Según confirmó al diario paraguayo ABC Color el director del Centro de Emergencias Médicas, Aníbal Filártiga, Pando, de 64 años, tuvo un paro cardiorespiratorio del que pudo ser reanimado, pero una hora después tuvo otra descompensación cardíaca de la que no sobrevivió.

El empresario había sido baleado y acuchillado en tres ocasiones el pasado martes y sufrió graves herdias que su abdomen y páncreas.

Por el hecho, un policía fue detenido este miércoles en Paraguay por su posible implicancia en el ataque al Pando.

El oficial detenido sería el ideólogo del plan por el que el empresario argentino fue atacado por sicarios, quienes sin mediar palabras, le dispararon, lo acuchillaron y escaparon a bordo de una moto.
El móvil del ataque, según los primeros trascendidos, habría sido una deuda económica que tenía la víctima.

Pando había adquirido una casa en la ciudad paraguaya de Lambaré y mientras revisaba cómo se desarrollaba una ampliación en el inmueble, un sujeto lo apuntó con un arma que, según las imágenes, comenzó a fallar.

El ciudadano argentino aprovechó la situación para abalanzarse contra el criminal aunque su acompañante disparó contra Pando que, en el piso, fue acuchillado en varias ocasiones. El arma blanca quedó incrustada en la espalda del empresario.

Mientras esperaba por la ayuda médica, Pando le dijo a una de las personas que trabajaba en la casa que el ataque "era una venganza". Los investigadores sospechan que se trató de un ajuste de cuentas.

El argentino llegó con vida al centro médico de la zona donde le extrajeron el cuchillo y un proyectil que había impactado en uno de sus brazos, pero finalmente falleció de un paro cardíaco.