Escuchá ahora

La Mirada Despierta

Lunes a Viernes de 6 a 9hs. con Nelson Castro.


Síguenos en:

Luciano Arruga: comienza el juicio contra el policía acusado de torturarlo

El adolescente fue "brutalmente torturado durante 10 horas en la cocina del entonces destacamento de Lomas del Mirador", recordó su hermana, Vanesa.

Luciano Arruga: comienza el juicio contra el policía acusado de torturarlo
Comenzó esta mañana en el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 3 de La Matanza el proceso contra el suboficial Julio Diego Torales, quien participó en la detención del joven en Lomas del Mirador, cuando al menor de edad lo acusaron de robar celulares. Torales, quien se desempeña ahora en la comisaría segunda de Gregorio de Laferrere, deberá responder sobre el operativo que derivó en el arresto del adolescente y la golpiza a la que fue sometido en la seccional policial.

La acusación sostiene que Arruga fue "brutalmente torturado durante diez horas en la cocina del entonces destacamento de Lomas del Mirador" cuando incluso su madre y su hermana escucharon cómo rogaba que lo sacaran de allí porque lo estaban golpeando.

El Ministerio Público y los querellantes Juan Manuel Combi (APDH La Matanza), Maximiliano Medina (CELS) y María Dinard (CELS) señalaron que a los familiares "la policía las privó del derecho a verlo". Y, sostuvieron que el adolescente estuvo "detenido y encerrado ilegalmente sin la intervención de un juez de menores". Las audiencias se realizarán en los tribunales de la calle Juan Florio al 2700 de San Justo a lo largo de la semana.

Después de ese arresto con torturas en septiembre de 2008, Arruga fue visto por última vez en la madrugada del 31 de enero de 2009, a pocas cuadras de su casa en el barrio 12 de Octubre, en Lomas del Mirador, recordó por Continental Vanesa Orieta, hermana del adolescente. La familia siempre acusó a la policía por su desaparición, porque sospechaba que había sido detenido y torturado otra vez. El año pasado, un hábeas corpus permitió determinarn que el joven había muerto la misma madrugada de su desaparición, y que su cuerpo había sido enterrado como NN en un cementerio porteño, recordó Orieta en La Mañana.